Además de la revisión clínica, los estudios auxiliares como las radiografías, fotografías, modelos (entre otros), nos ayudan a realizar un excelente diagnóstico y ofrecer la mejor opción para el plan de tratamiento de cada caso en particular.